defensa personal infantil

Una vez creadas las bases el aprendizaje se torna más productivo, en su día a día, caer ya no supone un problema, pues ya nos hemos adaptado, golpear es un mecanismo automático, y defenderse es aprender algo nuevo cada vez.

Ahora se abre un camino nuevo donde nos empezaremos a sentir guerreros, no por la fortaleza física, sino por la fortaleza mental, no por el poder, sino por conocer nuestra vulnerabilidad.

Ahora aprendemos a defendernos sabiendo lo que somos, respetando a nuestro oponente en el tatami, y a nuestros iguales en la sociedad, no subestimamos a nadie sea cual fuere su condición, ahora somos cautos, y sabemos que la mejor defensa es evitar la agresión.

RESPETO

SUPERACIÓN

COMPAÑERISMO

Aprenderemos a defendernos de nosotros mismos, y ello conlleva la sabiduría de aquel que sabe protegerse.

solicita tu clase de prueba

gratis

¡Te llamamos!